sábado, 3 de noviembre de 2007

Los reyes del mientrastanto

El rey, sapientísimo,
camina sobre las ruinas, perfectas,
de su propia pedantería.
El pueblo, ignorante,
alaba su alegoría,
y no pretende ascender,
pues mal caería.
(La feliz rutina nos consume,
a todos, en tinieblas de alegría.)
De mente vacía,
de alma completa.
Hallamos la distinción
en una realidad concreta.

Y, mientras tanto,
la Superiodidad
se lija el cerebro
con agujas de verdad.
Y, mientras tanto,
los niños, ineptos,
no saben jugar.
Y, mientras tanto,
el amor es prohibido
por no ser racional

Y es así que, día a día,
concurre el ganado
-sin amor ni poesía-
a crear vida funcional.

(Sin saber, sin embargo
que lo funcional,
no funciona para la verdad.
O mejor, un mientrastanto:
para mi verdad)

1 le contestaron:

Roxy dijo...

Sophy!!
Sos vos!!
=DDDD
Te quiero mucho
:***